CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
En la consulta del dentista
Era un 16 de julio y yo estaba en casa. Me acababa de levantar con un dolor de muelas insoportable así que decidí llamar al dentista y pedir hora para que me mirara la boca esa misma tarde. Cuando llegué al dentista había una mujer esperando a la que también le dolían las muelas. Entró la enfermera y dijo: "Srta. Brow, puede pasar". Se levantó y pasó a la habitación. Me fijé que llevaba un escote pronunciado por el que se le veía un poco el sujetador de esos enormes pechos, y una falda que no tapaba nada. Me puse a leer una revista que había encima de la mesa de centro, sentado en un sillón muy confortable.
Pasados quince minutos de que entrara la Srta. Brow empecé a escuchar como gemidos o gritos. Me levanté y me acerqué a la puerta ya que se oían cada vez más fuertes. Decidí abrir la puerta y poco a poco empecé a girar el pomo y a empujar. Los gemidos se oían cada vez más fuertes: "aahhh", "siiiiii", "sigueeee". Cuando asomé la cabeza por la puerta me encontré con la Srta. Brow desnuda, echada en un sofá, y la Dra. Willen lamiendo su coño. Yo me quedé detrás de la puerta mirando y ellas seguían allí gozando.
Yo empecé a ponerme cachondo (y quién no) y a acariciarme la polla. Sin querer hice un ruido y ellas me vieron. Se sonrieron entre sí y me dijeron que pasara y que me acercara a ellas. Yo acepté y me acerqué. Empezaron a desnudarme. La Dra. estaba de rodillas quitándome los pantalones y chupando mi polla, que se estaba agrandando por momentos, y la Srta. Brow me estaba quitando la camiseta y besándome el pecho mientras yo le tocaba las tetas. Las muelas ya no me dolían.
Me senté en el sofá y empezaron a lamerme el pene las dos. Yo no cabía en mí de gozo. Se besaban entre ellas y, de vez en cuando, una se levantaba y se enrollaba conmigo. De repente se pararon las dos, se dijeron algo al oído y se levantaron. Se pusieron delante mío y empezaron a acariciarse entre sí. Se chupaban las tetas, se lamían los coños, hasta que la Dra. sacó un vibrador de un cajón mientras la otra chica le lamía el coño. Estaba echada en la silla del dentista. Luego se levantó la Dra. y sentó a la Srta. Brow en la silla. Empezó a chupar el vibrador mientras miraba cómo yo me la meneaba. Comenzó a meterle el vibrador por el coñito a la paciente mientras ellas se retorcía de gusto, gimiendo: "aahhhh" "mmmmm...". Adentro, afuera, adentro, afuera. La Dra. se acariciaba su coño mientras metía el consolador por el húmedo agujero de la paciente.
Al cabo de un rato decidieron meterse algo más gordo, como por ejemplo mi rabo. Lo lamieron y la primera en probarlo fue la paciente. Yo seguía sentado en el sofá y se puso cara a mí. La Dra. guiaba el coñito para meterle mi rabo poco a poco. Empezó entrando hasta el fondo, arriba, abajo, cada vez más deprisa. Yo estrujaba sus tetas contra mi boca, esos pechos tan redondos con pezones rosaditos y en erección. Los chupaba, los lamía, los mordía, y ella seguía arriba y abajo.
La Dra., mientras tanto, se metía el consolador y me chupaba los huevos. Se levantó y se subió encima del sofá, poniendo su coñito en mi boca para que se lo chupara; estaba todo mojadito, yo le metía la lengua y la sacaba toda mojada, mientras ella se besaba con la paciente. Le mordía el clítoris y ella se retorcía de gusto. La Dra. se puso a cuatro patas en el suelo, se chupó los dedos y se los pasó por el coño. Se abrió los labios vaginales y mi polla se metió sin empujar, adentro, afuera, adentro, afuera. Qué gusto.
La paciente se echó hacia la Dra. y ella le chupaba el coñito mientras la paciente se acariciaba sus grandes pechos. Yo seguía con lo mío: adentro, afuera, adentro, afuera. Ahora tocaba el culito de la Dra. Se la metí hasta el fondo y ella gemía de placer mientras la paciente le metía el vibrador por el coño. Estaba sentada encima mío y botaba: arriba, abajo, arriba, abajo. Su agujero parecía una boca de metro. Se bajó la Dra. y la paciente se puso de espaldas y se apoyó en el sillón del dentista para que le diera por el culo. Fui poco a poco, no quería entrar, pero al final entró hasta el fondo: 1, 2, 1, 2, 1, 2, "ahhhh", "siiii", "mmm".
Estaba ya preparado para correrme en sus bocas. Se pusieron de rodillas y me la empezaron a chupar, primero una y luego otra, meneándomela. Empecé a meneármela y ellas con la boca abierta esperando el semen de mi polla: arriba, abajo, arriba, abajo, "siiiii", ya salía. Empezó a salir un poco en cada boca hasta que salió todo. Empezaron a soltar saliva con la mezcla del semen y se besaban con toda la cara pringada, y luego me chupaban la polla.
Ese día fue el que más contento salí de un dentista.

Links interesantes