CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
Colegiala
La historia que les relataré me sucedió en el colegio, pues era mixto, estaba en quinto año y en mi salón había una chica llamada Rocío, de 15 o 16 años no recuerdo, resulta que era la más simpática de mi salón, razón por la cual todos tratábamos de tener mas confianza con ella para ver si resultaba algo, por su carita angelical parecía que todo intento era nulo, pero su recién formados senos, enorme trasero y deliciosa rajita, nos hacia seguir insistiendo.
Estábamos en clase de educación física y deporte, resulta que esa semana nos tocaba ir al gimnasio, primero entraban los hombres y luego las damas, entonces cuando tocaba la clase teníamos que ir al vestuario para ponernos los shorts, pero como en ese rato no había nadie en el salón decidí cambiarme ahí para luego ir al gimnasio, cuando tenía los pantalones abajo, escuche abrir la puerta del salón, trate de taparme pero me di cuenta que era Rocío la que entraba, así que me hice el que no había escuchado nada, entonces ella entro y sin darse cuenta que yo estaba dentro, cerro la puerta, luego me miro, se sonrojo y me dijo:
- Uppsss!!! Disculpa no sabia que estabas acá (dándose media vuelta) y menos cambiándote. - No hay problema es mas ya acabo, ¿por qué te sonrojas acaso es la primera vez que ves a un chico en ropa interior?
Le pregunte, sin subirme la el short, cuando volteo y me dijo:
- No, nunca he visto a un chico así, ¿por qué no terminas de cambiarte? - Si, si ya lo hago
Cuando termine de cambiarme, le dije que mejor me quedaría en el salón, pues el profesor no me dejaría entrar muy tarde, entonces le propuse charlar un rato, a lo cual ella accedió.
Estuvimos charlando, de todo, hasta le dije si era en serio eso de que nunca había visto a un chico así, me dijo que no, que tan solo en videos, le pregunte si eran porno esos videos, me dijo que no, que no eran porno solo mostraron por ratos a hombres así.
Me dijo que era hora que tenia que cambiarse, le dije que lo haga ahí mismo, admirada me respondió que no, le pregunte porque, me dijo que podía entrar algún chico y la podía ver.
Le propuse ir a un salón que todo el día iba a estar vacio, pues los de ahí estaban en taller, me dijo que ya, y talvez nos quedamos ahí toda la mañana, pues no tenía ganas de ir al gimnasio.
Cuando estuvimos ahí le dije que se cambiara, que no había problema, se sonrojo, le dije que si gustaba le podía desabrochar la falda, sin esperar respuesta me puse detrás de ella, desabrochándole la falda, y bajándosela, pude después de tanto tiempo admirar su lindo trasero, ella agarro su pantaloneta, para ponérsela, le dije:
- Que bonito trasero tienes -bajando mi mano tratando de tocárselo. - ¿Qué haces? -me dijo. - No te preocupes, no te haré daño -le respondí.
Volteé su cara y la bese, apegando mi falo con su culito, cuando ella volteó y me respondió el beso, la abrace y nos besamos por un buen rato, mientras mi mano de deslizaba por su espalda hasta llegar a su trasero, con miedo lo masajeaba, pero iba apretándolo hacia delante pegando mi falo con su vagina, baje mi mano, cuando iba sintiendo su ropa interior húmeda, metí dos dedos entre sus piernas tratando de tocar su vagina, se sorprendió, alejándose de mi, diciéndome:
- No, no, soy virgen, nunca lo he hecho no... - No hay problema, no te haré daño -le dije, mientras pensaba en su vagina.
La senté en el pupitre y la bese, desabotonándole la blusa, y ella se sacó su brasier, le bese sus senos, mordisqueaba sus pezones, ella empezó a gemir, yo le seguía besando sus senos.
Le quite sus bragas, luego empecé a bajar mi lengua, y mi falo se puso a mil, pues sus vellos ante mi lengua me excitaron muchísimo, empecé a besar su ombligo, luego fui bajando por su pubis, besándole sus bellos, luego metí mi lengua en su vagina, dando un gemido. Rocío me dijo:
- No te detengas, ahhhhhh noooo, sigue. - Que rica eres -le respondí.
Me empecé a quitar mi ropa, cuando vio mi falo, se sorprendió pues estaba como una piedra, muy dura, y tiesa.
Le dije que me la chupara, y ella sin pensarlo dos veces, empezó a lamer la cabecita, como si fuera un dulce, luego lo metió dentro de su boca, sentí su garganta, ella lo chupaba, era inexperta, pero su delicadeza me excitaba mucho, yo aproveche para ir sobándole sus pezones que estaban durísimos.
Abrí sus piernas, regrese a besar su vagina, metía y sacaba mi lengua en su rica y virgen vagina, luego empecé a jugar con sus clítoris y mi lengua, cuando ella grito, y movía su cabeza como loca, derramando sus jugos en mi boca, pues había llegado a su orgasmo.
La besé para que sienta el sabor de sus flujos vaginales, cuando abrí mas sus piernas para intentar meter mi falo, al principio sentí algo que me detenía, cuando ella gritó, no sé si de dolor o de placer, lo asumí de placer y me dijo: - No creo que mejor no, me duele mucho.
La besé para que no dijera otra cosa, pues mi falo en su vagina lo empuje con fuerza, me mordió la lengua, pero mi falo estaba ya dentro.
Empecé a hacer un mete y saca primero despacio, luego fui acelerando, ella gemía, pero no podía gritar mucho, pues los del salón de arriba si estaban en clase.
Su vagina era muy estrecha, eso hizo que me vaciara casi al instante de penetrarla, tan solo habrían pasado 5 o 7 minutos de estar mete y saca cuando derrame toda mi leche dentro de su vagina, al sacarla toda su barriga estaba manchada de mi semen.
Nos besamos por un buen rato, luego nos cambiamos, ella me dijo:
- Nunca me imagine hacer esto, y menos en el pupitre de los profesores, pero no me arrepiento. - Te lo dije, no te iba a hacer daño -y la besé.
Cuando salimos del salón nos fuimos por sitios distintos para que no sospechara nada el profesor. Cuando él me vio me pregunto por qué no entre al gimnasio, le dije que se me hizo tarde, y sabia que no me iba a dejar entrar, razón por la cual me fui a la biblioteca a estudiar para el parcial de anatomía, me dijo que la otra clase lo haría, pero con menos calificación.
A Rocío también le preguntó, le dijo que estaba en su regla, y le dolía mucho la barriga, y el profe le dijo que lo mismo que a mí.
La otra clase, antes de ir le dije que donde se cambiaría, me dijo que lo haría en el vestuario porque sino nunca llegaría al gimnasio.
En clase de historia nos toco en el mismo grupo, fue motivo para otra follada, que les contaré, después de ver publicada esta historia...

Links interesantes