CACHONDAS.COM
Cachondas.com  
 Chistes X
 Contactos
 Humor Gráfico
 Relatos Picantes
 Sexo en Vivo
 Videojuegos X
 Wallpapers
Fotos
 Amateurs
 Animadoras
 Bikinis
 Cachondas
 Exhibicionistas
 Jovencitas
 Lencería
 Lesbianas
 Maduras
 Modelos
 Pornoduro
 Tetas Grandes
 Transparencias
Links interesantes
 Musica.com
 Superhumor.com
 Videoblogs.com
 Videojuegos.com
 Relatos  
La sorpresa de mi cuñada
Me llamo Miguel y ella se llama María. Tengo 28 años y ella 24. La historia se remonta a este verano el día de mi cumpleaños. En una pequeña fiesta organizada en familia, después de los regalos, María me dijo que tenía un regalo para mí y que me lo daría otro día. La cosa quedo así, pues no quiso comentar nada más y no pudimos hablar más en toda la noche. Tampoco me sorprendió, pues nos llevamos muy bien y hablamos mucho. Nos lo contamos casi todo y existe entre nosotros bastante confianza.
A la semana, aproximadamente, pasé por su casa y, después de un rato, me dijo "¿no tienes interés en saber cuál es el regalo?". "Pues claro que sí", le contesté yo. Me lo dio y, al abrirlo, cuál fue mi sorpresa al ver que era un CD porno interactivo. Ella me dijo que podía probarlo en su ordenador.
Después de unos minutos de instalarlo, empezamos a visionarlo entre comentarios como qué tal esta esa y qué bien aquel, etc. Como la cosa se estaba poniendo caliente y el clima invitaba, me levanté y empecé a darle un masaje en los hombros y en la espalda. A ella le gustaba y se lo hacía de vez en cuando, con la diferencia de que, a los pocos minutos, le estaba tocando los pechos, grandes y con los pezones totalmente duros. Ella no puso ninguna queja y empezó a menearse y gemir. Seguidamente fui bajando la mano y pasándola por su ombligo hasta tocar la cabellera de su pubis, y después me encontré con su clítoris totalmente erecto y su vagina tan húmeda que el tanga estaba empapado.
A partir de introducirle un dedo y acariciarle el clítoris, su actitud pasiva cambió totalmente y pasamos a su cama, donde nos despojamos de las ropas. Cogió mi pene con ambas manos y me dedicó una mamada larga, pero siempre controlando que no me excitara más de la cuenta. En un momento le dije que no esperaba ese comportamiento de ella, a lo que me contestó que yo no conocía la faceta de su vida sexual y que, en nuestras conversaciones, más de una vez se había sentido tentada a demostrármelo y hoy lo haría.
Me tumbó en la cama bocarriba y se subió en lo alto, introduciéndose todo mi miembro, el cual estaba que se rompía de erecto. Me folló con una destreza total, sintiendo las paredes de su vagina en cada movimiento que ella hacía arriba o abajo, apretando sus ingles para darme el máximo placer a la vez que me llevaba las manos hacia sus pechos y las dirigía a su antojo. Al rato se levantó y me puso su almeja, totalmente sonrosada y abierta, en la boca para que le lamiera el clítoris, a lo cual le dediqué todo mi interes, introduciendo mi lengua en su vagina y pasándola por su clítoris.
Se puso como si fuera una perrita y me dijo que la follara, a ver si era capaz de provocarle un orgasmo como los que contaba su hermana (mi esposa) pues llevaba mucho tiempo pensando en ello. Tras lo cual la penetré marcando yo el ritmo, un ritmo lento pero fuerte, buscando todos los rincones de su agujero, y a la vez le masturbaba el clítoris y le pellizcaba los pezones, sintiendo cómo se contorsionaba y gemía de placer. Fui acentuando el ritmo de las embestidas progresivamente y empezó a correrse, gritando y apretando mis nalgas contra ella, provocándome pequeños arañazos en ellas debido a los movimientos que hacía para buscar el máximo de placer.
Comencé a correrme, hinchándose mi polla totalmente, lo que le provocó otro orgasmo y, esta vez, entre gritos, me hincó sus uñas sin compasión, lo que provocó en mí una corrida sensacional. El semen salía por fuera de su vagina. Los dos nos echamos a reír y estuvimos un rato tendidos y hablando en la cama.
Nos vemos muy a menudo y hablamos de esto y de otros temas, pero no hemos vuelto a hacer lo de aquel día. Hace unos días fue su cumpleaños y le dije que tenía un regalo pero que se lo tenía que entregar a solas, a lo cual se encontraba dispuesta  pero con más problemas que antes pues ya no vive sola. Espero contároslo próximamente.

Links interesantes